No importa la edad para aprender

Marcelino Cuevas a sus 86 años disfruta de una lucidez y ganas de vivir que da gusto oírlo.
En el hogar de ancianos, aprendió a leer y a escribir con Quisqueya Aprende Contigo.
Dicción admirable, propiedad al hablar, Marcelino parece más licenciado que algunos que andan por ahí.