Video: Ete liceo guta (VIDEO)

Gusta el liceo Rafaela Marrero Paulino entre vecinas y vecinos de Hato Mayor, Santiago. Trajo bienestar a la comunidad. Durante la construcción se ganaron unos pesos, con la Tanda Extendida ganan “fijo” y las propiedades cercanas ahora valen más.

Negocito de vender hielo

Un comité de 9 miembros supervisaba diariamente la construcción del Liceo.

Damiana Uceta, madre soltera con dos hijos, tiene una casita cerquita. “Para mi ha sido una bendición, porque desde que inició la construcción puse un negocito de vender hielo a los obreros y con los cien y ciento cincuenta pesos que me ganaba diariamente le daba de comer a mis hijos”.

Constructores del liceo de sus hijos

Robin Díaz, está al frente de un colmado ubicado a cien metros del Liceo.

Carmen Méndez, dirigente comunitaria y coordinadora del Consejo de Desarrollo de Hato Mayor, cuenta que solicitaron al ingeniero que contratara mano de obra de la comunidad. Quince consiguieron trabajo.

Vecinos que supervisan la obra.

”Constituimos un comité de 9 miembros y nos convertimos en fieles guardianes de la obra. Supervisábamos día por día los trabajos. Este liceo es nuestro, de la comunidad”, explicó Carmen.

Joselin se inventó un comedor para vender desayuno y comida

Joselin Rodríguez vendía bajo una mata de mango, luego construyó una rancheta.

Joselin Rodríguez y su marido (al que habían botado del trabajo que tenía) “pusieron” un comedor. Primero debajo de una mata de mango, luego construyeron una rancheta.

Los desayunos se vendían a 50 y la comida a 100 pesos. “No un platico, sino un plato de comida”.

Entre 30 y 35 mil pesos quincenal ingresaba Joselin. Con lo que se ganó compró los materiales (varillas, blocks y cemento) para mejorar su ranchito.

Colmadero vendió 20% más

Robin Díaz, está al frente de un colmado ubicado a cien metros del Liceo Rafaela Marrero Paulino. Sus ventas crecieron un 20%, gracias a los “fiaos” que diariamente hacía a los trabajadores de la obra.

Ferretero, satisfecho porque le compraron

Julio Rosario, administrador de la Ferretería Yandriel, dijo que también picó.

Julio Rosario, administrador de la Ferretería Yandriel, ubicado en la avenida Sabaneta, agradece porque él también picó. Los ingenieros le compraron sus cositas. No le compraron más porque el negocio no estaba preparado para tanta demanda.

Varias comunidades beneficiadas

El liceo Rafaela Marrero Paulino beneficia también a estudiantes de El Álamo, Sabaneta, Mari López, El Embrujo, Barrio Lindo, Barrio Obrero, Zamarrilla, Las Palomas y Pekin.

Cuenta con 34 aulas en los que 1,050 estudiantes recibirán educación de calidad, de 8:00 de la mañana a 4:00 de la tarde, con desayuno, almuerzo y merienda. Gratis.

Invertir en la educación del pueblo es un gasto virtuoso, a todos y todas beneficia y a las comunidades energiza. Así construimos Patria libre, próspera y feliz. 

Si quieres conocer más:Ete liceo guta. Video / Fotos

Pupitres que dan empleo. Video

Ahí no hay macuteo. VideoSe va a comer de a duro. Video