Crucito pelaba la montaña

Le remuerde la conciencia.

Crucito Abréu (Jarabacoa) fue guardia forestal y antes agricultor depredador: pelaba las lomas ("lambía" fue la expresión que utilizó) para hacer conucos.

Está arrepentido. Su contrición ha sido desde entonces cuidar el agua, las lomas, sembrar y no dejar que corten palos.

Su parcela está entre el Paso de la Perra y el Hoyo de Ramón en Manabao, Jarabacoa. Tres fuentes de agua que nacen en ella alimentan el río Yaque del Norte.

Vive alegre este hombre, porque tiene conciencia del impacto del agua en la agricultura, en la generación de electricidad y para la vida de los dominicanos y dominicanas. ¡Crucito es un patriota!

Por sus servicios ambientales, el Ministerio de Medio Ambiente le aporta un pago.

Crucito lo recibe con la dignidad de quien sabe que arriba, en la montaña, vive gente ("¡y tiene que haber gente!") como él, como Toño Benero, que cuida la montaña, cuida el arroyito y el río, para que abajo, en el llano, haya agua para agricultura, electricidad y vida.

Crucito es un gran dominicano y tú no lo sabías.

#SalvemosElAguaEnRD

#AsíSeHacePatria

2017 Año del Desarrollo Agroforestal