Palabras del Presidente Danilo Medina en Acto de Condecoración de su Homólogo de la República de China (Taiwán), Ma Ying-jeou

Excelentísimo Señor Presidente de la República de China Taiwán, Ma Ying- Jeou

Excelentísima Señora Primera Dama de la República, Cándida Montilla de Medina

Excelentísima Señora Presidenta del Congreso de la República, Cristina Lizardo

Excelentísimo Señor Abel Martínez, Presidente de la Cámara de Diputados

Honorables Señores Miembros del gabinete de la Republica de China, Taiwan, que nos honran hoy con su presencia.

Honorables Señores Miembros del gabinete de la Republica Dominicana,

- Excelentísimo Señor Jude Thaddeus Okolo, Nuncio Apostólico de Su

Santidad, y Decano del Cuerpo Diplomático

- Excelentísimo Señor Tomás Ping Fu-Hou, Embajador Extraordinario y

Plenipotenciario de la República de China, Taiwán

- Honorable Señora Lila Alburquerque, Embajadora Dominicana en Taiwán

Y en ellos, a los altos funcionarios de la República Dominicana que nos acompañan,

Excelentísimo Señor Presidente:

Significa para mí un alto honor imponer en este día a Vuestra Excelencia, la Condecoración de la Orden de Duarte, Sánchez y Mella, en el Grado de Gran Cruz Placa de Oro, máximo galardón que tiene su origen y tradición en el más reverente acervo patrio que enorgullece a la República Dominicana y con el que se apremia a aquellos jefes de Estado y de Gobierno de países amigos que se distinguen por sus altos méritos y por sus acciones en provecho de la nación dominicana.

Indiscutiblemente durante sus dos mandatos de Gobierno, iniciados en mayo de 2008, Vuestra Excelencia ha demostrado fehacientemente sus grandes dotes de estadista, impulsando el desarrollo económico de su país, la justicia social, la educación y la cultura de excelencia para sus nacionales, un medioambiente sostenible, y salvaguardando la democracia constitucional para las futuras generaciones taiwanesas.

Es propicia la oportunidad para destacar los esfuerzos realizados por Vuestra Excelencia para lograr la armonía entre los dos lados del Estrecho de Taiwán, que han contribuido a la firma de importantes Acuerdos entre

ambas Chinas, relacionados con transportación aérea, turismo, seguridad alimentaria, asistencia judicial mutua y cooperación en diferentes aspectos de importancia, entre otros, culminando estas negociaciones con la suscripción, el 29 de junio de 2010, del Acuerdo Marco de Cooperación Económica (ECFA), para favorecer la apertura de mercados y el impulso del comercio de bienes y servicios entre los dos países.

Asimismo, no puedo dejar de aprovechar la ocasión para expresar a Vuestra Excelencia mi más sinceras muestras de simpatía y admiración por sus Planes de Acción “Iniciativa de Paz en el Mar de China Oriental”, propuesto el 5 de agosto del 2012, e “Iniciativa de Paz en el Mar de China Meridional”, en mayo pasado, con el objeto de reducir las crecientes tensiones existentes entre los países del área que se disputan las islas existentes en los mencionados Mares, haciendo un llamamiento a las partes en conflicto para que se abstengan de tomar acciones unilaterales y resuelvan estas controversias en forma pacífica mediante un dialogo multilateral, cumplan con el Derecho Internacional y establezcan un mecanismo para la cooperación en la exploración y el desarrollo conjuntos de los recursos existentes en la región.

La República Dominicana tiene en muy alto concepto sus relaciones con la República de China (Taiwán) y aprecia su generosa y continua cooperación sin condiciones a nuestros programas de desarrollo, que solo pueden ser retribuidos con nuestro reconocimiento.

Excelencia, permítame imponerle la banda alegórica y las joyas que caracterizan la condecoración que le ha sido conferida.